Como minando he visto que no, ¿me puedo hacer rico invirtiendo en una ICO?

¿Me puedo hacer rico invirtiendo en una ICO?

Bueno, ya he visto que minando Bitcoins no me voy a hacer rico… hay que seguir buscando un método. Estoy seguro de que en alguna ocasión habrás oído hablar de las ICOs en relación con las criptomonedas. En esta entrada vamos a explicar qué es una ICO y por qué hay que tener cuidado con ellas, aunque en ocasiones pueden salir muy muy rentables.

¿Qué es una ICO?

El acrónimo viene del inglés Initial Coin Offering. Se trata de un proyecto que quiere sacar una nueva criptomoneda o token para solucionar algún problema… por ejemplo, hay una cripto llamada Power Ledge (POWR) con la que se pretende que las eléctricas se ‘paguen’ el intercambio de energía que se hacen entre ellas cuando una tiene un déficit de energía y otras tienen excedentes. Así pues, se forma una ICO con ese proyecto detrás, se crea el token POWR, se realiza un ‘pre-minado’ (ya hablamos de la Minería hace unas semanas) y se ofrece a los inversores para que la compren, de manera que financian parte del proyecto como si de un crowdfunding se tratara. La gente se tira como loca a por estas nuevas criptos ya que cuando sale el proyecto adelante y se introduce en un Exchange, se abre a que el resto de inversores compren y vendan, por lo que el precio al que han comprado los ‘early adopters’ se dispara… siempre que el proyecto vaya bien, claro.

A simple vista parece un buen negocio, ¿no?

Sí, si todo va como debe ir, es un buen negocio… pero si la comunidad no cree en el proyecto o creen en él pero piensan que el dinero de salida es desorbitado, el token baja de precio rápidamente (he visto bajadas del 90% del valor en 10 minutos). También puede suceder que las ballenas (whales en inglés, los grandes inversores) compren una gran cantidad de estas nuevas monedas y, cuando alcanzan un precio que para ellos es razonable y les da beneficios, venden todo lo que tienen (he visto ventas del 88% del total de las monedas en circulación en cuestión de minutos), así que el precio se desploma literalmente.

Es decir, que se debe tener mucho cuidado con las ICOs para no perder parte de lo invertido. Si todo sale bien puedes ganar mucho dinero con una inversión razonable (si inviertes 50$, por mucho que tu moneda haga un x2 o un x3 no te vas a hacer rico), pero hay muchas posibilidades de que salga mal.

¿Y qué pasa con esas nuevas criptomonedas?

Las nuevas criptomonedas se quedan en el mercado mientras el proyecto no desaparezca. Es posible que hayan salido con un precio demasiado alto y hayan sufrido una corrección, pero poco a poco y si el proyecto evoluciona y va cumpliendo hitos, firmando acuerdos, etc. seguirán subiendo de valor. A estas monedas y tokens se les conoce como altcoins.

Algunas de estas nuevas criptos terminan convirtiéndose en monedas de pleno derecho. Por ejemplo, Ethereum surgió para mejorar el tiempo de las transacciones de Bitcoin, las cuales ya sabéis que son pesadas computacionálmente y requieren de mucha energía. Con Ethereum, además de ser las transacciones mucho más rápidas (y por lo tanto más baratas tanto energéticamente hablando como con la comisión asociada) permite incorporar información adicional, con lo que surgen los llamados ‘smart-contracts’ o contratos inteligentes, que quedarán para siempre incluidos en la cadena de bloques (otro día hablaremos de los smart-contract y cómo van a cambiar muchas cosas, me lo apunto). Otro ejemplo paralelo podría ser Litecoin, el cual es idéntico al Bitcoin pero con un tamaño de bloques que le permite ser mucho más rápido (y eficiente) que el Bitcoin.

A su vez, basados en la idea de Ethereum han salido mucho más proyectos, incluso redes enteras de blockchain sobre las que implementar tus servicios como pueden ser Icon Network (https://icon.foundation/?lang=en) o VeChain. O tokens dedicados para una labor de intercambio en concreto, como podría ser el caso de Ripple que surgió ante la necesidad de los bancos de evitar el cambio del dólar en el pago de comisiones entre entidades… y unas cuantas cientos de criptomonedas más todas ellas con un precio más o menos razonable.

¿Qué requisitos debe cumplir una idea para poder formar una ICO?

Para crear una criptomoneda o un token de este tipo sólo tienes que tener la idea. Si cumples los requisitos del protocolo, tienes un proyecto con una idea consistente y creas un whitepaper prometedor, no necesitas mucho más para que la gente que confíe en tu proyecto y comiencen a adquirir el token para poder interactuar con la red… o esa es la idea básica, ya que en la mayoría de las ocasiones se adquieren estas monedas como fin meramente especulador porque cuando el servicio se lanza tienen un precio muy razonable pero conforme se van añadiendo servicios y se cumplen las fases definidas en el whitepaper, va creciendo el interés (y el uso de la red) y va aumentando su valor.

Pero claro, no todo son inversiones seguras, algunos de estos proyectos se quedan por el camino y desaparecen (desapareciendo también el dinero que hubieras invertido en la criptomoneda si no has sido capaz de venderla a tiempo) o se fusionan con otros que los fagocitan o simplemente cumplen su roadmap pero el proyecto no tiene interés porque han salido otros mucho más interesantes… el caso es que si decides entrar en este mundo para invertir e intentar hacerte rico, no sólo lo vas a pasar fatal debido a su volatilidad, sino que tendrás que estar muy atento a las noticias tecnológicas ya que una noticia como la que dio hace unas semanas el primer ministro surkoreano diciendo que iba a prohibir el uso de las criptomonedas hace que el precio caiga durante unos cuántos días… y evidentemente tendrías que vender en cuanto este señor da la noticia y empieza a propagarse por la red, ya que si te esperas un poco puedes perder mucho dinero.

Es un lío bastante arriesgado como puedes ver… ¡pero a mí me mola! me temo que estoy a un paso de la ludopatía 😀 Dado que más o menos estoy al día de las noticias tecnológicas, pensaba que iba a ser relativamente fácil entrar a investigar sobre estos proyectos, revisar si tienen movimiento en sus foros, si actualizan el código de su red en Github (siempre que no le hagan un ‘Kame Hame Ha’ como vimos hace unos días) y comprobar que realmente van avanzando o si el proyecto está en fase de abandono y es mejor no meter dinero ahí… pero nada más lejos de la realidad. Me he encontrado con economistas realizando análisis de mercados y revisando las gráficas de precio con técnicas como Elliot Waves, Fibonacci y RSIs… ¡una locura! por lo que parece que hacerse rico no va a ser tan fácil como parecía en un principio, igual necesito un par de meses más… ya os iré contando los avances 😀

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.